Bienvenido(a),

inicie sesión

Carro de
Compras

0

 “Ferretero con conciencia de gremio”

Con el mismo empeño que ha puesto en su negocio, se ha esforzado por agrupar a sus pares, convencido de que sólo la unión los hará competitivos.

La historia comenzó en 1900, cuando su abuelo, Cecilio Larios, compró una ferretería ubicada en Av. Las Delicias 44, la actual Alameda Libertador Bernardo O´Higgins “donde hoy está ubicada la Fuente Alemana”, precisa. Ésta fue bautizada como Mercería París.

Por esos años, nos aclara, las ferreterías eran conocidas como mercerías porque en ellas se vendía hilo mercerizado, es decir, en carretilla. La gran ventaja de incursionar en el rubro en aquellos tiempos era que la competencia era escasa: existían sólo dos ferreterías o mercerías, la Montero y la París. Las dependencias del local estaban ubicadas en un edificio construido durante la segunda década del siglo XIX.

Tras sufrir la pérdida de su abuelo, tuvo que ser testigo, además, de la disolución de la sociedad, la demolición de la añosa construcción y continuar en el rubro trasladándose a la segunda cuadra de la calle Vicuña Mackenna, por el año 1957.

Realizó estudios de psicología e ingeniería mecánica. En el día se encargaba de la ferretería y en horario vespertino asistía a clases, pero fue muy duro ese ritmo de trabajo y optó por dedicarse por completo a su negocio.

Desde 1974 lo acompaña Manuel Durán, hijo de un vecino del barrio a quien considera como un hijo y mano derecha. En la actualidad es jefe de local. “Partió haciendo repartos en bicicleta. Tenía 14 años cuando ingresó”, recuerda, y cae en cuenta de que él también comenzó realizando la misma labor.

De la Cuesta tiene claro desde hace muchos años que la estrategia para sobrevivir en mercados competitivos es la unión de voluntades. Su espíritu gremialista le permitió transformarse en el Presidente de la Asociación de Ferreteros de Chile y fundar la Central de Compras de Ferreteros de Chile durante la década de 1970. Por ello su incorporación a Chilemat fue una acción concreta en la línea que ha seguido desde que se inició en este negocio.

“Mi espíritu gremialista aún lo tengo en la sangre. Yo fui una de las gotas de agua de este espíritu de unión de ferreteros, siendo Presidente de los Ferreteros de Chile y Fundador de la 1º Central de Compras de los Ferreteros de Chile. Empresas como Chilemat tienen que seguir sosteniéndose para, como dijo una vez nuestro presidente Enrique Rodríguez, “defender a los grandes y a los chicos”, puntualiza. 


Copyright © 2016 Todos los Derechos Reservados | www.chilemat.cl